Archivo para la categoría ‘Análisis’

L.A. Noire

Lunes, julio 9th, 2012

tl;dr: Un juegazo.

Argumento.

Son los años 40 de Estados Unidos, plena expansión. Encarnas hasta casi el final del juego a Cole Phelps, un héroe de guerra —que luego veremos que, por supuesto, tiene sus cargas de conciencia de la guerra en Okinawa—, en su ascenso (y descenso) por su carrera profesional en el departamento de policía.

Esta vez Rockstar Games publica un juego del «lado de los buenos», en un Los Ángeles lleno de corrupción de la que, por supuesto, Phelps será el último en enterarse. Mucho más tarde que el propio jugador.

A la par que el caso en el que Phelps está trabajando, ocurre una trama de la que el jugador se puede enterar leyendo los periódicos que hay por la ciudad.

Detalles.

El sistema de movimiento y las expresiones son fascinantes. Además de ser cruciales para realizar el trabajo de detective (analizar la cara de los sospechosos y juzgar si dicen la verdad o mienten) proporcionan un nivel de detalle y realismo que acerca realmente mucho a estos personajes.

Además, el modo de marcar pistas, ir a lugares, y recordar descripciones de sospechosos se hace desde la libretilla del detective, una forma muy elegante de resolver una parte que se usará mucho durante el juego. Actúa en parte similar a como lo haría a día de hoy una PDA: se escriben cosas y se marcan como vistas con el lápiz (esto lo hace Phelps automáticamente).

Por otra parte, y como esta vez estamos del lado de la justicia y la corrupción, no deberemos de atropellar a personas, causar daños a la ciudad (eso incluye farolas, bancos, cubos de basura…), ni a otros vehículos. Incumplir estas cosas tendrá como repercusión una valoración menor a la hora de resolver el caso (en el que se incluirán los costes estimados de estos daños). Para solventar el problema de conducción que tiene mucha gente y por la que es incapaz de ir de un sitio a otro sin chocar, y también para evitar el aburrimiento que causaría tener que recorrer media ciudad a 35 mph para llegar sanos y sin destrozos al lugar de un crimen, LA Noire tiene la opción de que le indiques a tu compañero que conduzca. Exacto. Además, con esto, nos libramos de todo el paseo, y aparecemos teletransportados al lugar objetivo, sin perder ni un segundo.

Las únicas ocasiones en las que esto no ocurre es inmediatamente antes de ir a un lugar “importante”, en la que tu compañero y tú dais una valoración u opinión sobre un tema. Y luego, ya hemos llegado.

La vida del detective es dura, y Rockstar y Tivoli Games lo saben. Y para poder tener las comodidades de las que otros juegos disfrutan, en el menú de opciones podemos activar o desactivar ciertas opciones que diluyen el realismo en el juego.

Por ejemplo, al acercarnos a una pista, en principio, no tenemos indicación visual alguna de que podemos interactuar con ella. Hemos de ser nosotros los que, por iniciativa propia, pulsemos el botón, sin indicaciones de que podemos hacerlo o no. Y, al igual que cualquier detective, tampoco sabremos, más que por nuestro criterio, cuándo hemos terminado de peinar una zona.

Para que cualquiera pueda jugar, y sin dedicar mucho tiempo a ser concienzudo, se provée una ayuda musical (la música de fondo se atenúa mucho cuando ya no queda nada por buscar), y otra en forma de lupa en el HUD cuando haya algo por lo que podamos pulsar el botón de interactuar.

Aunque hay muchas cosas implementadas en el juego (persecuciones a pie y en coche con delincuentes, conducción, peleas armados y también con los puños, seguir a vehículos sin que nos vean, o seguir a personas por lugares, de incógnito, escondiéndose tras periódicos y disimulando mirar escaparates), el videojuego no requiere de combinaciones mortales de botones para realizar ninguna pirueta, sino que generalmente, además del ratón y las teclas de movimiento, solamente serán necesarias teclas adicionales para abrir la libretilla, correr/andar y ponerse a cubierto.

Phelps es capaz de desenfundar el arma automáticamente cuando la situación lo requiera, o de suponer que al pulsar repetidamente el botón izquierdo del ratón queremos dar un placaje al hombre al que estamos persiguiendo a pie. Oh, y si se le cae el sombrero (por ejemplo porque una bala lo empuja fuera de su cabeza), al volver a pasar cerca esto hará que se lo vuelva a poner.

Apariencia cinematográfica.

Se nota que se ha querido dar mucha importancia a la apariencia de realidad, al cinematografismo en este trabajo.

Hay multitud de escenas de corte, sueños, visiones de la trama de las noticias en los periódicos, alguna de la vida personal de Phelps…; réplicas 3D de modelos de coches de la época, ¡e incluso suena en la radio música de aquel momento!

Rockstar Games se ha permitido pagar por poner muchísima música en la radio, así como programas de tertulias que realmente sucedieron en aquellos días.

Además, se ha tenido especial cuidado en edificios históricos(aunque yo no he estado nunca en Los Ángeles, y no puedo corroborarlo), están por ejemplo la estación de Union Square, la Oficina de Registro, la Biblioteca Pública, los cines RXO, y muchos más. Esta clase de lugares, al pasar por ellos, quedan guardados en el mapa, para que después de cerrar el caso, si queremos, volvamos a visitarlos.

Conclusión.

Aunque parece durante todo el juego que nunca puede uno tomarse un descanso, la verdad es que en medio de un caso uno puede tardar todo lo que quiera y resolver “crímenes callejeros” (pequeños altercados por los que, según vamos andando, nos avisan por radio y a los que podemos responder o no). En cualquier caso, además de ser una experiencia cinematográfica excelente, en la que tan solo un par de “escenas” de tiroteos dan la sensación de ser “relleno” para aumentar horas de juego, el juego da bastante de sí.

A mi se me hizo más largo que Crysis, aunque no aguantó una semana ninguno de los dos : )

Es un juego digno de probar, y va aumentando el ritmo según avanza el juego, y el número de persecuciones que Phelps tiene que hacer.

 

Arroutada

Miércoles, noviembre 10th, 2010

Dícese de la segunda LAN party más antigua de España (dicen ellos) [Cita requerida].

Ha sido un completo desastre. Es decir, teníamos mesas, con corriente, un cable de red por persona… lo normal.

Del lado técnico, estábamos todos conectados a unos CISCO Core que repartían la salida entre (según me dijeron) “un par” de direcciones IP, sobre dos canales de Fibra Óptica proporcionada por R Cable y Telecomunicaciones Galicia. Sin backup de ningún otro proveedor.

El caso es que cuando nos empezamos a conectar todos, el nodo que alimentaba la zona del Coliseo nos detectó como si fuésemos un DDoS, y se apagó por autoprotección, no dejándonos a nosotros, sino también a toda la zona circundante sin conexión a Internet.

La organización intentó arreglarlo. Pero después de ver que era un problema externo y llamar a R, deberían de haber dejado de tocar cosas. No lo hicieron, y claro.. se cayó la LAN.

Inciso: si no habeis estado en una LAN party, es normal que el primer día pueda caerse Internet (excepto en la Campus Party, porque Telefonica es patrocinador oficial, pero eso es otro asunto); pero la LAN, la Red Local, no puede caerse nunca.

En realidad lo que ocurrió es que se cayeron los servidores que nos daban las IP locales (se llaman Servidores DHCP) y los DNS.

Tardó más de 1h30 en volver la LAN a configurarse y ponerse bien; sin embargo, se había restablecido la conexión a Internet después de tan solo unos 20 minutos (fue hablar con R y ellos reconfiguraron su nodo para que nos admitiese).

Lo sé porque aunque nadie podía conectarse a nada ni jugar ni ver nada, yo sí. Solo había que configurar el adaptador de red de una forma que lo permitiese (estaba caído todo, así que supuse que estábamos conectados más o menos de forma directa, y no había restricción por MAC/IP, porque quien generaba IPs se había caído).

Fue peor el hecho de que se fuese la luz varias veces, en mayor o menor medida (parones que podían variar entre momentáneos y de unos 20 minutos); pues aunque yo solo llevé el portátil (por motivos de transporte) y un par de discos duros externos, mucha gente no; y a un ordenador no le gusta que se le apague sin avisarle.
Del mismo modo, a un disco duro tampoco, y yo perdí más de 10GB por culpa de unos datos que se corrompieron a causa de los problemas eléctricos.

Pero lo peor ya, fue cuando empieza a granizar fuera del Coliseo, cuyo techo había sido reparado el año pasado muy rápidamente para un concierto de Shakira, y empieza a llover dentro, como si fuese fuera, encima de los ordenadores y de los cables de electricidad, de red, y de los servidores (que fueron los mismos que una semana después se utilizaron para retransmitir en Santiago al Papa.

Hubo que cortar la electricidad, pero fueron tan lentos haciéndolo que después de que amainara el temporal (y después de la supervisión del techo por parte de los bomberos) se montó una zona de prueba de equipos a donde había que llevar el ordenador antes de volver a enchufarlo, por si se hubiese cortocircuitado algo.

Volvió a llover fuera (y dentro) otra vez, pero en mucha menor medida (aunque asusta mucho), a mediodía, cuando además mucha gente se había marchado para comer.

A la altura de la lluvia en el Coliseo (en cuestión de mal, quiero decir) estaba la mala organización de la Party en general.
Había torneos oficiales de varios videojuegos, y concursos de programación (Bash Scripting, Demo de fractales y Real Time Battle), y de Hacking: Asalto al Servidor.

En los torneos, vimos el de Pro Evolution Soccer a pantalla gigante, y poco más.
El Asalto al Servidor, los que lo consiguieron no dijeron cómo lo habían hecho; el RealTimeBattle, que es algo visual: es un torneo en el que robots programados pelean entre sí en una arena, y era un concurso oficial no se emitió. Las puntuaciones aparecieron un día en la web interna, porque sí, sin explicación ninguna.

El de Bash Scripting, no se enseñó el código, ni qué hace, ninguno de los códigos.
Huele a algo muy fácil de amañar. Y no es transparente.
No me gustó nada.

Me alegro por @danielkmb2, compañero de facultad, que ganó el de RealTimeBattle, pero no aplaudo a nadie.
Y nadie debería de haberlo hecho.

Conclusiones: cuando organices un concurso, emítelo. Cuando contrates internet para un evento de esta envergadura, contrata un backup con otro proveedor. Simplemente para no quedarte sin nada si falla por algún motivo. Si eres de un sitio, y sabes que el techo de donde tenías pensado quedarte está mal, no lo hagas (lo del Coliseo, lo sabía media Coruña).
Ah y, por favor, no pongas un bar con alcohol y hora feliz como único lugar en el que conseguir un café dentro del recinto.

Porque luego la organización se emborracha, y pasan cosas que no deben.

Yo lo dejo ahí.

Si la organización no cambia, habrá un sitio libre más en la edición del año que viene. Si la hay.

Saludos!

Nine (Película)

Lunes, enero 25th, 2010

Sinopsis: su guión y argumento gira en torno a Guido Contini, un director de cine italiano que pretende idear una película sin guión ni argumento, sin ideas, tan solo por el hecho de rodar; cuya vida gira en torno a sueños en forma de musical con cada mujer que ve y/o recuerda a cada momento.

Todo el mundo parece un objeto… la humanidad es tratada como a un objeto inmóvil y que gira demasiado en torno a un protagonista que no demuestra valer su atención.

Al comienzo los guionistas dejan alguna ironía fina y entendible en los diálogos, pero conforme se desarrolla su trabajo… hasta desaparece la rima del musical, dejando demasiadas estrofas sueltas (en ritmos también muy largos musicalmente en algunas estrofas con rima) pese a los juegos idiomáticos (con los que debería de resultar mucho más sencillo para alguien que se dedica a esto), subtitulados y sin traducir (como debe de ser), que van del inglés al italiano o al francés (tampoco mucho más) y que, al final, se componen de un vocabulario bastante estrecho, y repetido hasta la saciedad.

No he visto el musical del que esta peli es adaptación, así que no puedo juzgar si todo esto es parte de una posible falta de calidad de la obra original o si, por el contrario, alguien ha mutilado a un indefenso texto de Broadway en su paso al celuloide. No obstante, no me han quedado ganas de averiguarlo.

Ah, bueno, le queda bien la canción de los créditos. Es como si los guionistas estuviesen diciendo «mira, se nos ha ocurrido algo completamente original» irónicamente..
Pero en general, me parece una película con poco trabajo de rodaje (exc. maquillaje y demás, que, quieras que no, da trabajo) y demasiada post-producción.

Y más a título personal —no he estado en Italia y, aunque sí, no se aplica ya solo al film— me parece un comportamiento estúpido ir de sombrero, gafas de sol y cigarro, con la cabeza baja por la noche (durante toda la peli) y quitarse las gafas para mirar (con unos ojos que actúan pretendiendo fingir estar cansados) cada vez que alguien se dirige a Contini. No digo que le quede mal, que tampoco; pero que se quede en película.

Lo dejo aquí, tal vez ya haya desilusionado a alguien.
Nota: Parece que nadie que tuviese un Oscar tuviese nada mejor que hacer… que derroche.

Sociedad

Lunes, diciembre 14th, 2009

No hablaré hoy, lectores, sobre tecnología, películas, política ni filosofía. Tal vez aparezcan referenciados a lo que da título a la entrada y para la cual, antes de entrar en tema, definiré los siguientes términos.

Individuo
ser consciente, que dispone de cierta autonomía, guiado por impulsos propios, capaz de actuar con inteligencia. Tú, lector, eres uno de ellos.
Media (aritmética)
algoritmo matemático destructivo (es decir, no invertible) de aproximación de datos similares sobre una serie, que no tiene en cuenta los extremos de la misma; de los cuales se pierde información.
Sociedad
media del conjunto de individuos que la forman.

Y este último podría parecer un concepto perfecto, una definición que lo aglutina todo, que tiene lo bueno y lo malo de todo el mundo. E incluso podría aceptarse ante la falta de visión de un sistema mejor. Menuda equivocación habríamos cometido.

Libertades, derechos, obligaciones y restricciones, se nos imponen en la sociedad como excusa, ante su capacidad de autorregulación y de buen hacer de la misma, si de limitaciones careciese.

Pero si estais leyendo esto, podeis imediatamente estar viendo un sistema carente de regulación externa, neutral por definición, cuya autorregulación es asombrosa: La Red. La Red debe a la sociedad sus individuos. Pero la sociedad le debe más a la Red. Le debe información, conocimiento, rapidez y evolución cuanto menos.

Al contrario que la sociedad, la Red no aglutina, no suma ni divide a sus individuos. Los concatena. Todos y cada uno tienen fuerza individual, fuerza suficiente como para causar cambios. Y no se requiere un nombre, ni un pasado, ni abuelos, ni enchufe. Tan solo se requiere inteligencia. ¿Por qué? Para aportar algo a los demás en la Red. Pero no se requiere por precepto, o por regulación. Somos cada uno de nosotros quienes desechamos y borramos de nuestra vista lo que sobra sobre lo que vemos, y no un filtro externo que nosotros no podemos cambira, gestionado por el dinero de los lobbies que quieren gestionar el derecho a la información y que ya no pueden. En la Red jamás podrán, mientras continúe siendo neutral. Es un derecho fundamental sobre cada individuo que debe prevalecer.

Porque si algo es importante, el efecto coca-cola+mentos de twitter y facebook hará que todo el mundo se entere de cualquier suceso en muchísimo menos tiempo del que se tarda en elaborar un periódico. Y porque además participamos activa e individualmente en la elaboración de la información que proporcionamos, y se la proporcionamos a la gente que creemos que les importa, estamos realizando una selección y un trabajo colectivo que es incomparable al de cualquier otro medio de comunicación, aunque no nos demos cuenta conscientemente.

¿Quién regula Twitter? ¿Cómo se calculan los Trending Topics?

Nosotros somos Twitter?. Y los Trending Topics se calculan ellos solos. No por la presión de ninguna empresa.
Y nadie tiene prioridad en sus publicaciones. No hay resaltos o colorines más llamativos para aquellos con intereses comerciales o de otro tipo.

Pero la sociedad se conforma con ver la tele y creerse lo que los lobbies han dicho que debería decirse sobre un tema (y si el lobby es el gobierno, ya sabemos lo que pasa).

Yo no veo la tele. No se lo merece. Por la mala selección de noticias, la pésima calidad de su retransmisión y el exceso de personal, de audiencia, de dinero invertido en las mismas y por el tiempo que perdería en hacerlo.

Y el planteamiento de las cadenas de televisión es lo que hay que evitar en Internet: que nadie sea juez y parte.

La Red puede gobernarse en autarquía. De hecho, prácticamente lo hace en la actualidad. Aquello que merece ser expresado es replicado y llega al infinito. Lo que alguien cree que sobra, queda ahí, olvidado. Sin embargo, siempre será accesible. Y si más adelante le interesase a alguien aquello que parecía sobrar, no habrá sido silenciado por ningún Garbage Collector, y podrá consultarse sin la necesidad de hemeroteca ni estructuras similares. (Por supuesto, exceptuando casos en que el contenido sea borrado, que el alojamiento deje de existir, se cambie parte del contenido y excepciones similares).

Es necesario extrapolarlo. El funcionamiento de la red tan solo requiere una inversión económica de cierto calibre para mantenerla (los servidores Tier1 y las conexiones intercontinentales). Mas el gasto en personal sería muchísimo menor, y dejaríamos de requerir una representación de nosotros que anule nuestras voces individuales, teniendo en vez de ello, pleno derecho inmediato y directo de elección y proposición para los cambios.

La otra gran ventaja, la desaparición de partidos y colores. Nadie tiene porqué encuadrar en una mayoría, y menos cuando el país se vuelve cada vez más bipolar, con solamente dos partidos que puedan considerarse mayoritarios. Cada uno puede ser uno mismo, y ser muy progresista en un par de situaciones y conservador en otras, ¿no puede? (actualmente no ¿por qué?). Y con esa desaparición, también fuera las responsabilidades del Gobierno. Porque el Gobierno serán sus individuos. No más errores por su parte. Si hay errores, asumámoslos. Y arreglémoslos. De ser así, tendremos la culpa, por supuesto; pero también poseeremos algo muchísimo más importante: el poder directo para solucionarlo.

No es revolución lo que es necesario.
Es redefinición.

2012

Viernes, noviembre 20th, 2009

«No le doy un 5 a esta peli solamente porque… le voy a dar un 6», dije; al salir del cine.
Si no fuesen los rusos y dos o tres momentos bastante buenos, la película podía incluso suspender.
¿Desde cuando los vagones de los trenes eléctricos explotan?
Bueno, esa fue una de las atrocidades curiosas que ocurre cuando se derrochan efectos especiales.
Es lo de menos; pero son demasiado acentuados y las “coincidencias” por parte de los diseñadores crean una apariencia demasiado artificial.

Pero una frase que me ha gustado mucho, dicha por el Presidente de los EEUU

—Con todos los respetos, señor, no tenemos tiempo.
—Pues invénteselo.

1440 minutos al día. Eso era de un anuncio… ¿de que marca?
Ya me he desviado del tema.

En fin, os dejo el link a:
La película en FilmAffinity.

Socio de la Fnac

Jueves, noviembre 5th, 2009

Hola, queridos lectores:

Me encuentro en la ciudad de Coruña, estudiando Ingeniería en Informática, y desde hace unas semanas soy socio de la Fnac.

Y el otro día me llega al email un correo del clubfnac.com ofertándome una entrada doble gratuita para ir a ver el preestreno de Julie y Julia.
Por si no la conoceis, es una comedia de la que podeis enteraros en FilmAffinity, que se estrenará el viernes próximo (6/10).

Ser socio me ha costado 15€ durante dos años.

Una entrada de cine, sin descuento, vale algo más de 8€. Con el descuento por ser estudiante universitario, 5,80€
15/2 = 7,5€ / entrada. Y es un preestreno.

Desde mi punto de vista ya me ha compensado hacerme socio… y llevo un mes.

Os cuento: me entero del email el sábado… el Fnac en Coruña y yo en Lugo. Mal vamos. Espero al lunes (los domingos está cerrado), y yo con clase, de 9.30 a 10.30

A las 10.00 abre la Fnac. A las 10.15 les llamo por teléfono. Todavía quedan entradas, y creen que bastantes para toda la mañana.

Más tarde, a eso de las 11.30, cojo el bus universitario y me planto en la Plaza de Lugo, corro a la Fnac, voy por las entradas, antes de que se agotasen, y vuelvo a la plaza de Pontevedra a volver a coger el bus en dirección al campus universitario.
32 minutos después ya volvía a estar en clase. Ni siquiera me perdí una clase entera, y ahora, con dos entradas para el preestreno en el bolsillo.

Gran día por la mañana.

Mejor fue ir al cine, aunque la sala estuviese completamente llena, (bueno, quedaba al menos una butaca para mi chaqueta) y ver una peli de 123 minutos, que dura 123 minutos, que empieza a tiempo, sin anuncios, con una advertencia de que “no desvelemos al gran público la trama o argumento de la película” (xDD)…

Y si la película empieza a las 22.30 empieza a esa hora, y acaba 123 minutos después, oséase, a las 00.33 estaban poniendo los créditos.
… y al salir a fuera, 16ºC en la calle. Que pena que al día siguiente volvía a tener clase, porque apetecía quedarse en cualquier lugar.

Gracias, Fnac, por haberme dado la oportunidad de ver una película en la que estar sonriendo durante dos horas (tal vez haya algún minuto que no, no voy a revelar la trama/argumento, jaja) y por darme la oportunidad de invitar a alguien más a verla.

Un MMO sin niveles

Viernes, julio 31st, 2009

Esto es mi traducción de la entrada de Stradden en MMORPG.com

Ahora, antes de que pulseis el botón de responder y decirme cuántos juegos han hecho esto en el pasado, o incluso cuátnos lo están haciendo ahora, al menos tomaos el tiempo para bajar al último párrafo y leer lo que he dicho allí.

He leído mucho sobre gente buscando un MMO que no tenga niveles, y ahora puedo entender porqué. Los niveles pueden ser muy restrictivos. Fuerazan a los jugadores a pequeños grupos con otros jugadores del mismo nivel, fuerzan a jugadores que traen nuevos amigos a crear un alt para jugar con ellos, animan a un diseño lineal del juego en el cual a lleva a b que lleva a c terminando todo con los jugadores maximizados reunidos en el final-del-juego. Luego está lo que puede ser la mayor queja acerca de los niveles, y es que crean la apariencia de “grinding” para jugadores, y sienten que cualquier cosa bajo el nivel máximo es un simple hamster en una rueda para llegar al juego real al final.

Lo que ocurre es que utilizar niveles es una herramienta sencilla y eficiente que los desarrolladores usan para crear sus juegos. Los juegos, por supuesto, tienen que ser divertidos. Todos, y los MMO en particular, necesitan estimular esa parte de nuestros cerebros que nos hace querer estar jugando continuamente, y al final pagar por, el juego. La forma más sencilla para hacer esto es darnos algo así como el sentimiento del logro, y una recompensa para seguir con ello. Eso es lo que nos motiva y nos mantiene haciendo casi cualquier cosa. Por qué, por ejemplo, vas a la oficina cada día? A menos que tengas mucha suerte, probablemente lo hagas para conseguir esa paga cada dos semanas o tal vez un ascenso (que daría una mayor recompensa) (Nota del traductor: en EEUU es común utilizar periodos de 14 días en lugar de meses naturales a la hora de recibir el sueldo, dependiendo de las políticas de cada empresa).

Hacer esta recompensa intermitente, como en los niveles, es incluso más efectivo. Es el mismo principio que hace que los jugadores de casinos (o tragaperras) sigan jugando, buscando el premio gordo. No lo consiguen siempre, pero es lo que buscan. Es el mismo principio usado para entrenar perros. Hacen lo que les decimos, y obtienen trato, atención u otra recompensa positiva. Puede que no quieras pensar así respecto a los videojuegos, pero es así como funciona. ¿No me crees? ¿Cuántas veces has, como yo, seguido jugando esa hora o dos extra para “llegar al siguiente nivel”? Así es como te pillan.

Luego, está el hecho de que los niveles hacen al juego al completo más fácil de balancear, no solo para PvP, sino también en la dificultad de los monstruos, misiones o cualquier otro contenido de una zona determinada. Sabiendo que el jugador tendrá X cantidad de poder cuando entre en el area Y significa que puedes ajustar tu contenido a ellos específicamente, de tal forma que no están aburriéndose sobre el contenido ni teniendo derrotas firmes e imposibles de superar a cada paso. Añadido al hecho de que los niveles hacen muy fácil a los jugadores ver y reconocer a su personaje creciendo en poder, y a que ha sido un éxito en el pasado, tienes un sistema contra el que es dificil argumentar a los que toman las decisiones y firman los cheques.

Ahora, la creencia popular es que un sistema basado en habilidades (skill-based system) es la respuesta a todos los abucheos del “grinding”. El único problema es que con un sistema basado en habilidades, en el que un personaje mejora su habilidad con la espada o de lanzamiento de conjuros haciéndolo no llega a los pros mencionados arriba. Es dificil balancear el contenido (ya no digamos el PvP), los jugadores no experiencian ese *ding* de recompensa, el crecimiento del personaje es gradal ergo negando a los jugadores el objetivo (y la recompensa) de adquirir más poder instantáneamente. Este sistema tiene gancho. Es más realista, de lejos, en términos de un mundo virtual y se adecúa a cierta parte demográfica (i.e. a ciertos jugadores) que buscan recompensas más sutiles por su tiempo y energía. No obstante, parece que, en el mercado, ese tipo de jugador no es la mayoría.

No digo que los niveles sean la única forma de funcionar. Tampoco digo que sistemas basados en habilidades u otros tipos de recompensas y avances no puedan ser exitosos. Pueden, y lo han hecho. Lo que digo es que es un camino mucho más dificil y muchísimo más arriestado coger, haciéndolo menos propenso para que los desarrolladores lo elijan, especialmente con un caro título AAA.

Spotify y sus listas colaborativas

Domingo, julio 19th, 2009

¿Recordais las Mixtapes, realizadas en casette, o bien en CD?
De esto hace mucho, claro. Fue antes de que la industria fonográfica se pusiese a cazar a todo ser con algo con copyright en la mano. No obstante, se hacía, la gente copiaba sus canciones favoritas y las compartía con su círculo de amigos. Y la industria todavía no se ha ido a pique con esas copias…

Sin embargo, en esta era en que cada vez más cosas se van a la nube, la mixtape también abandona ese arcaico cuerpo físico magnético-mecánico para convertirse en bits.

O al menos, eso es lo que intentan los chicos de Spotify, gracias a las listas de reproducción que, como todo en este programa se puede compartir.

Hasta ahora uno podía poner links de sus canciones favoritas, al estilo spotify:track:72SPsHheqN6J3sI520jT9E o bien más legiblemente, http://open.spotify.com/track/72SPsHheqN6J3sI520jT9E (ambas son Colors, de Amos Lee).

Del mismo modo se podían compartir álbumes, como The Sound of Nightwish Reborn, o bien incluso intérpretes enteros, como Blind Guardian o W.A. Mozart, por citar dos ejemplos opuestos.

Pues ahora también las listas de reproducción. Y estas mixtapes etéreas tienen dos versiones, la versión de “cinta regrabable” y de “cinta grabada”, es decir, existen tanto listas estáticas, como esta (los finales de todos los episodios de House MD), como colaborativas, como una proporcionada por la propia Spotify, en la que todo el mundo puede arrastrar una canción y soltarla (o borrar una ya existente), así como reorganizar la propia lista, instantáneamente.

Nunca ha sido más sencillo compartir música.

Ahora solo nos falta que pongan Wi-Fi allá donde haga falta, y que aparatos como iPod, smartphones, e incluso la radio del coche tengan acceso a la misma. A todos nos gusta llevar puesta la música que nos gusta.

Guild Wars

Lunes, julio 6th, 2009

Esta era la entrada a la que me refería aquí.

Durante 3 días he estado jugando con una cuenta que me ha prestado ChavaONE, y se lo agradezco mucho.
Ahora he visto que mi MacBook no solo puede con el Guild Wars, sino que lo hace nativamente (emulado con Wine, velocidad cuasi-nativa).
Desde Mac OS va, o bien a 30fps (con la gráfica 9400M) o hasta 60-80fps (con la 9600M GT, que consume más energía).
Desde Windows no lo sé, porque soy tan vago que no he instalado tal sistema operativo 8-)

Me he comprado la “Guild Wars Complete Collection”, que incluye Guild Wars®: Eye Of The North, Nightfall™, Factions™ y Profecies™.
Cuesta 44,95€, al menos en GAME, pero yo he podido comprarlo con tan solo 33€ en metálico, por ser socio y tener puntos suficientes :)

El único problema que veo es que no puedo ponerlo a pantalla completa (por un problema con el teclado, que deja de funcionar :S), pero tampoco iba a hacerlo, pues suelo tener más cosas abiertas mientras juego (p.e. música [Spotify]).

Lo que no le veo es el manual ese tocho del que me hablasteis, Rubo y Rhiannon, y tampoco lo tenía el Guild Wars® (campaña Profecies), que también tenían allí por unos 12€

En estos instantes está bajando el Monasterio de Shing Jea (me acabo de crear un Ritualista, disponible en Factions™).
Sin mucho más que contar todavía, pero si quereis información sobre el juego, tal vez el mejor lugar sea La Guild Wars Wiki o Google tal vez.

Algunas imágenes (click para ver en grande el álbum en Flickr
Tarjeta de GW, anverso
Caja de juego, abierta
Caja de juego

Spotify, Primeras Impresiones

Sábado, abril 25th, 2009

Hace algo más de un mes me enteré de la existencia de Spotify, un servicio que prometía mucho: poder escuchar la música que quisiera donde y cuando quisiera.
Me di de alta en su cola a la espera de una invitación. Hoy llegó a mi email.

Decidí por tanto volver a su web, darme de alta y bajarme el programa. Por el momento está disponible para Windows (XP y Vista) y Mac OS X; pero planean software para otros dispositivos.

Para quien no lo sepa, Spotify es un servicio de reproducción bajo demanda de música, algo que, a priori, es comparable con lo que hace LastFM.

Puede usarse como una Radio por internet, de forma que son escogidas automáticamente canciones similares (en base a unos patrones que se especifican al escoger la opción Radio; limitando las décadas [ejemplo, de los 60 a los 90] y los estilos; o bien la radio de un artista que son artistas similares). Si una canción no te gusta no tienes que esperar a que el sistema cambie, sino que puedes hacerlo instantáneamente, al igual que con LastFM. Sin embargo, y al contrario que en este, puedes volver a reproducir la canción escuchada cuantas veces quieras.

Además de esto, también puede escucharse cualquier canción que esté en su catálogo, simplemente buscándola.

A cambio de un espacio de entre diez y treinta segundos de publicidad por cada hora escuchando música (por lo que he podido experimentar) tenemos un servicio gratuito, cómodo y completamente legal con el que escuchar lo que queramos. Si no queremos publicidad, hay una cuota de 0,99€ por un día o 9,99€/mes por un servicio premium que además incluye un servicio VIP que, entre otras cosas, te permite dar invitaciones a otra gente, de forma que también puedan disfrutar de Spotify antes de que lo ofrezcan al público.

Además, como se basa en streaming, no guarda todos los datos de tus canciones en el disco duro, salvando mucho espacio libre (sí tiene pre-caching para que la música cargue antes). Incluso ordenándole reproducir canciones que, en teoría, no habría tenido tiempo de pre-cachear la espera es inferior a un segundo con mi conexión a Internet.
Según la web oficial, su servicio podría funcionar bien incluso bajo redes 3G, así que aquellos poseedores de un portatil con modem HSDPA están de suerte, a menos que su proveedor cobre por tráfico de datos abusivamente.

Y aquí me teneis, justo acaba de terminar Cold As Ice – Starsplash y está sonando The Number Of The Beast – Iron Maiden. Ambos links dirigen a la web desde la cual se lanzaría Spotify, de estar instalado en vuestros equipos y la canción comenzaría a sonar.

En serio, merece la pena darle una oportunidad.

Además, con respecto a esta red social de música, saber que Spotify permite hacer Scrobbling a LastFM de tus canciones. Podeis ver un ejemplo de esto funcionando en el perfil de cualquier usuario de este servicio, como en este ejemplo.

Ah, una nota: algunos artistas han decidido explícitamente no entrar a formar parte de Spotify (al menos de momento). Así que es una pena que no podamos escuchar a Metallica, ACDC, The Beatles, Pink Floyd, Led Zeppelin…
He comprobado la existencia de Nightwish, Epica (solo The Divine Conspiracy), Within Temptation, Iron Maiden, Blind Guardian, Stratovarius, Sonata Arctica, Guns N’ Roses, HIM, Eric Johnson, Evanescence, Clint Mansell, Axxis, Lunatica, Helloween, SOiL, System Of A Down, Simon & Garfunkel, Linkin Park, pero también artistas españoles como Amaia Montero, Miguel Rios, La Oreja de Van Gogh, Siniestro Total, Radio Futura, Extremoduro, Mago de Oz, Ska-P, Joaquin Sabina, Antonio Flores…

Pueden no estar todas las canciones, de momento me ha ocurrido que de Red Hot Chili Peppers hay mucho material, pero sin embargo Otherside no está y de Guns N’ Roses no está Sex, Drugs & Rock N’ Roll.